22/03/2019

Laura Ruiz – Técnica en biodiversidad

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el 22 de diciembre de 1993 la resolución A/RES/47/193 por lo que cada 22 de marzo de cada año es declarado Día Mundial del Agua, en conformidad con las recomendaciones de la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo en Río  92, contenidas en el Capítulo 18 (Recursos de Agua Dulce) de la Agenda 21.

 

El establecimiento de un día internacional tiene como fin sensibilizar a las personas,  ayudar a tomar conciencia por medio de la difusión de documentales y organización de distintos eventos de la importancia del cuidado del agua. Por otro lado, permite señalar a los gobiernos y a los estados que deben actuar, tomar medidas para resolver este problema y propiciar mejoras para la población mundial que sufre de inconvenientes relacionados con el agua.

 

El tema de este año es “No dejar a nadie atrás”: todo el mundo debe beneficiarse del progreso del desarrollo sostenible. Por eso consiste en garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos de aquí a 2030.

 

En 2010, las Naciones Unidas reconocieron que “el derecho al agua potable y el saneamiento es un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos.” Por derecho humano al agua se entiende el derecho de toda persona, sin discriminación, a disponer de agua suficiente, segura, aceptable, accesible y accesible  para uso personal. Esto  comprende el agua para el consumo, del saneamiento, la filtración,  la preparación de alimentos y la higiene personal. Y cuando hablamos de “agua potable” nos referimos al “servicio de abastecimiento de la misma, gestionado de manera segura”, es decir, agua a la que se puede acceder en las viviendas, cuando se necesita y que no está contaminada.

 

¿Por qué cuidar el agua? Si bien llamamos a nuestro planeta “Tierra”, el 70 % de su superficie está compuesta por Agua, solo el 3 % de ella es dulce y potable un 1 % de esta última. Por lo tanto, es imprescindible que cuidemos del agua de uso diario no solo para nosotros, sino por solidaridad con personas que no tienen un acceso al agua disponible.

 

Cómo podemos cuidar el agua en casa:

  • Cerrando la canilla cuando no necesitamos el agua (al lavar los platos, los dientes, etc)
  • Reparando perdidas.
  • Utilizando baldes de agua para lavar el auto o la vereda en lugar de dejar correr el agua con la manguera.
  • Seleccionando un lavado corto en nuestro lavarropas.
  • Recolectando agua de lluvia para riego u otros posibles usos.
  • No demorarse en la ducha.
  • Regando las plantas temprano en la mañana o en la noche para evitar que se evapore más rápidamente.

¡Seguramente se te ocurrirá algún otro punto que tenga que ver con tu vida diaria!!!
agua

 

Fuente: http://www.un.org/es/events/waterday/