Ambiente 25/03/2019

Gabriel Poulouin, voluntario de AIESEC por la Fundación Espacios Verdes.

El 11 de noviembre de 2018, en la ciudad de Nueva Delhi ubicada en el distrito federal del país, el aire que se respira es agobiante. El Ministro de Medio Ambiente de la India relativizó el episodio de contaminación que, en su apogeo, ascendió a 45 cigarrillos por día en la misma capital del país.

SMOG

Los habitantes se ven obligados a usar máscaras en Delhi después del pico de contaminación del festival Diwali.

La imagen muestra una de los peores momentos de contaminación en el festival de la luz “Diwali”, muy popular en la religión hindú, durante 5 días de festejos con fuegos artificiales y desfiles tradicionales que están presentes en todo el país.

Con la llegada del invierno,  el humo de diésel, el polvo de construcción, las emisiones de las plantas de carbón y el humo de enormes hileras de cultivos se combinan para formar una capa de smog, engrosada a causa de un aire relativamente frío y con poco viento.

SMOG1

Smog en Nueva Delhi 

La India es un país con una economía floreciente y en el 2018, obtuvo un crecimiento anual del 8%. Narendra Modi, el actual estadista indio, ha optado por centrarse en el desarrollo económico, dejando el tema del medio ambiente de lado, sin darle un lugar prioritario.

La congestión del tráfico es enorme en la capital, donde viajan 10 millones de vehículos. Representan una quinta parte de la concentración de partículas finas en el aire, causando enfermedades cardiovasculares y pulmonares. Pero el plan federal de circulación, que debería haberse implementado recientemente, fue remitido por el tribunal ambiental federal, debido a las múltiples exenciones otorgadas a las mujeres y los funcionarios de alto rango (justicia, política, policía…). Las ciudades suburbanas de Ghaziabad, Noida y Gurgaon tuvieron más contaminación que el centro de la capital.

Las industrias tampoco ayudan, ya que siguen vertiendo fluidos tóxicos  en las Aguas de los ríos.

SMOG2

Niños jugando con fuegos artificiales durante Diwali.

 El Ganges es un río sagrado de la religión hindú y diariamente miles de peregrinos van a  purificar sus almas, con  un baño sagrado. Paradójicamente, aconsejan no bañarse en esas aguas totalmente contaminadas.

Este  recibe toneladas de residuos y fluidos tóxicos a través de las grandes áreas industriales indias como Benarés o Calcuta.

Las primeras víctimas de esta industria contaminante son la fauna y la flora que viven allí.

El Ganges es un ecosistema rico y único que incluye dos especies de delfines, el delfín del Ganges y el delfín de Irrawaddy, y un tiburón de agua dulce, el Glyphis gangeticus.

SMOG3

Contaminación del Ganges, Varanasi, India

Otra paradoja es el desarrollo de  sus energías renovables ante un escenario negativo en el cuidado del ambiente.

El PBI per cápita de un indio es de 1850 USD, cuando un ciudadano  alemán gana 42000 USD al año. Además, es difícil gestionar el desarrollo económico de una población de más de 1.300 millones de personas, una cuarta parte de las cuales aún no tiene acceso a la electricidad.

Se estima que el consumo de energía per cápita de la India es 4 veces más bajo que el promedio mundial y 10 veces más bajo que el consumo de un estadounidense.

La dependencia de los combustibles fósiles es muy  fuerte porque es difícil satisfacer las necesidades de esta gran población. Por lo tanto, La India no tiene la intención de separarse del carbón: en 2040, todavía representará el 78% de las fuentes de energía del país.

Sin embargo, La India tiene un potencial significativo en energía renovable, que en 2016 cubrió el 37.5% del consumo de energía primaria (principalmente biomasa: 34.4%) y representó el 16.3% de su producción de electricidad. Para 2030, la proporción de energías renovables debería representar el 40% de la producción de electricidad, especialmente gracias a la energía solar.

SMOG4