28/05/2019

Bárbara Magalhães, voluntaria AIESEC por la Fundación Espacios Verdes

La Selva Amazónica es una región que está ubicada en el norte de Brasil y abarca también, en menores proporciones, a Perú, Venezuela, Bolivia y Ecuador. En total, abarca una superficie de 5,5 millones de km², lo que la convierte en la mayor selva tropical del mundo.

Su existencia es importante a nivel global, ya que alberga a más de la mitad de la biodiversidad del planeta, representa un tercio de los bosques tropicales, ayuda a mantener el equilibrio climático con el proceso de evaporación y transpiración de los árboles y funciona como un gran sumidero de carbono. Es por eso que su preservación es debatida a nivel internacional.

Sin embargo, a pesar de su importancia, la Amazonia enfrenta un gran problema de deforestación desde hace años. En 2018, Brasil registró los mayores números de deforestación en la Región Amazónica de toda la historia.

Cerca de 12 millones de hectáreas de bosques tropicales desaparecieron en 2018, el equivalente a 30 canchas de fútbol por minuto. Sólo en Brasil se deforestaron 1,3 millones de hectáreas de bosques, convirtiéndose en el país que más árboles perdió el año pasado.

para articulo
Parte del Selva Amazónica deforestada. Foto: Divulgación Internet

Y los datos más recientes, de los primeros 15 días de mayo de 2019, son los peores de la década para el mes de mayo: en promedio, se deforestaron 19 hectáreas por hora. A través del Sistema de Detección de la Deforestación en la Amazonía Legal en Tiempo Real (DETER), se puede observar cómo, en apenas 15 días, se desforestó la misma superficie que en todo el período agosto 2018/abril 2019.

Se perdieron oficialmente en 15 días 6.880 hectáreas de bosque preservados en la Región Amazónica, al igual que casi 7 mil campos de fútbol. Las informaciones son del Sistema de Detección de la Deforestación en la Amazonía Legal en Tiempo Real (Deter), herramienta del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe).

Pero ¿cuáles son los motivos de la deforestación en la Selva Amazónica?

Entre las principales causas de deforestación, se encuentran:

  • Quemas ilegales para la apertura de pastizales para el ganado o tierras agrícolas (principalmente destinadas al cultivo de la soja)
  • Degradación provocada por el corte ilegal de árboles, destinadas al comercio ilegal de madera
  • Ocupación ilegal de tierras públicas.

La degradación en la Amazonia puede llevar a la extinción de especies de flora y fauna, causa serios desequilibrios en el ecosistema, contribuye con el aumento de la contaminación – generada, especialmente, por las quemas – y acarrea erosión del suelo, que pasa a quedar desprotegido con el corte de árboles.

La deforestación provoca también la proliferación de plagas y enfermedades, el aumento de la desertificación y el depósito de sedimentos en ríos y lagos. Los antropólogos, asimismo, llaman la atención sobre la pérdida de conocimiento específico de poblaciones indígenas que viven en la región desde hace décadas y que contribuyen directamente al desarrollo de los servicios ecológicos de la Amazonia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otro problema, señalado por investigadores de la Universidad de Leeds, en Inglaterra, y del Centro de Ecología e Hidrología del Consejo de investigación Ambiental Británico, es una reducción de las lluvias en los trópicos en regiones cercanas a la Amazonia, como Paraguay, Argentina, Uruguay y sur del Brasil.

En declaraciones al periódico BBC, el científico José Marengo, especialista en cambio climático del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil (INPE) afirma que “si no existiera la selva amazónica, el sur tendría menos humedad, de forma que Paraguay, Uruguay, Argentina y el sur de Brasil deben a la Amazonia parte de sus lluvias”.

La preservación de la Selva Amazónica es una lucha de todos nosotros!

Bárbara Magalhães Bárbara Magalhães. Brasileña, Periodista y voluntaria AIESEC por la Fundación Espacios Verdes