Bárbara Magalhães, voluntaria AIESEC por la Fundación Espacios Verdes

Desde hace años, evitar la comida “chatarra” y mantener una dieta balanceada con frutas y verduras ya no es la única preocupación para mantener una alimentación sana. La comida que se pone en la mesa de la población mundial también enfrenta otro enemigo de la salud: los agrotóxicos.

agrotoxico 2
Foto: divulgación

Mientras los grandes productores agrícolas que utilizan estos pesticidas defienden su uso, expertos alrededor del mundo llaman la atención sobre el peligro que causan para la salud y el medio ambiente.

Entre los pesticidas más utilizados en el mundo se encuentra el glifosato, conocido comercialmente como Round Up. Se trata de un herbicida utilizado para los cultivos con plantas transgénicas que, según la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), integrante de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es potencialmente cancerígeno.

El glifosato es hoy el herbicida más común del mundo, pero la discusión científica sobre su seguridad aún no ha llegado a una conclusión clara. Mientras la OMS reafirma sus riesgos para la salud, la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos) continúa insistiendo que el glifosato es seguro cuando se usa correctamente.

En Europa, el uso del glifosato está autorizado hasta 2022, cuando el continente volverá a hacer una evaluación. En Brasil, por ejemplo, el glifosato también está permitido, pero está bajo la reevaluación de la Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) desde 2008.

En medio de esta discusión, los expertos afirman que, de hecho, el entendimiento de que el glifosato es peligroso para la salud, incluso cuando se usa correctamente, se está ampliando cada vez más.

En el sitio de noticias BBC Brasil, el investigador Luiz Cláudio Meireles afirmó que “si usted mira cómo algunas sustancias fueron tratadas históricamente, percibe semejanzas. El DDT (pesticida muy utilizado en la segunda mitad del siglo pasado), por ejemplo, cuando se empezó a descubrir sus efectos cancerígenos, quien tenía interés económico hizo todo para negar. Pero la ciencia independiente fue avanzando, comprobando que los perjuicios eran verdaderos, y no había más como negar. Hoy el DDT está prohibido mundialmente, el glifosato es el DDT de hoy, va a pasar por el mismo proceso”, asegura Luiz.

 

Sin embargo, el glifosato no es el único agrotóxico usado, existe una infinidad de sustancias usadas en producciones agrícolas. En Argentina, un informe reveló que en el país se encuentran autorizados 107 plaguicidas que son prohibidos o no autorizados en otros países, de los cuales un 36% son altamente peligrosos, según los criterios establecidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Relatora sobre el Derecho a la Alimentación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Hilal Elver, en visita a Argentina en septiembre de 2018, afirmó: “Reitero la importancia de la agricultura familiar para lograr el objetivo de una alimentación adecuada y saludable para todos los argentinos. Debería ponerse empeño en promover la agricultura familiar como prioridad. Es la única manera de lograr un equilibrio, única manera de lograr una solución sostenible y justa para el pueblo argentino”.

¿Cómo minimizar la cantidad de agrotóxicos en los alimentos?

Lavar bien los alimentos. Lavar los alimentos, en agua corriente, reduce los residuos de agrotóxicos que se concentran en las superficies de los alimentos. Pero es importante resaltar que no se puede eliminar el 100% la aplicación de estos productos. Es importante resaltar también que lavar los alimentos con cloro no elimina los agrotóxicos. Este método se utiliza para retirar microorganismos y no para neutralizar la acción de los venenos.

Elegir las frutas y verduras de la estación. Darle prioridad a los alimentos de la estación, pues en el período de cosecha las frutas tienen mejor calidad nutricional y tienen más sabor. Fuera de la estación adecuada, es casi seguro que una fruta, verdura o legumbre han recibido cargas mayores de agrotóxicos.

Intentar consumir de pequeños productores. Buscar ferias de productores locales. Además de ayudar a pequeños negocios de agricultura familiar, los alimentos producidos localmente no requieren tantos pesticidas como aquellos que recorren largas distancias y se almacenan por largos períodos de tiempo.

Alternativas orgánicas

El comercio de alimentos orgánicos está en alza alrededor del mundo. Un ejemplo es el mercado brasileño de orgánicos que está en expansión, en el que Brasil es el país que lidera el sector en América Latina. Es lo que apuntan los números del segmento, que creció un 20% en 2018 y promete continuar a este ritmo en 2019 y 2020, de acuerdo con la Organis (Consejo Brasileño de la Producción Orgánica y Sostenible).

Un país de Europa que también registró un crecimiento histórico en 2018 en la agricultura orgánica fue Francia, con 2 millones de hectáreas plantadas, el equivalente al 7,5% del área agrícola útil del país.

La Nación (link: https://bit.ly/2wNNla9) destacó 10 mercados y ferias en Buenos Aires donde el consumidor puede encontrar productos orgánicos:

Mercado Belgrano: en Av. Juramento 2501, Belgrano; de lunes a viernes, de 8 a 13 y 17 a 20.30, y sábados, de 8 a 14 y 17 a 20.30.

Mercado de Economía Solidaria Bonpland: en Bonpland 1660, Palermo; martes, miércoles, viernes y sábados, de 10 a 20.

Mercado Punto Verde: en Av. Dorrego 1429, Chacarita; miércoles, viernes y sábados, de 10 a 19.

A cultivar que se acaba el mundo: en Pasaje San Lorenzo 371, San Telmo; miércoles y sábados, de 10 a 20.

San Telmo Verde Feria Orgánica: en Perú 677, San Telmo; martes y viernes, de 10 a 20.

Mercados Sabe la Tierra: en San Fernando (Estación San Fernando del Tren de la Costa, sábados de 10 a 17); Florida (Av. San Martín2400, sábados 10 a 17); Balvanera (Santos Discépolo 1800, miércoles de 10 a 16). Rotativamente tiene un mercado en la comuna 14 del barrio de Palermo.

Ferias MAPO: en Microcentro (viernes); Belgrano (viernes); Parque Rivadavia, Caballito (sábados); Plaza Alférez José María Sobral en Jerónimo Salguero 2502, Palermo (sábados); Parque Chacabuco (domingos); Plaza Arenales, Devoto (domingos).

Feria del Productor al Consumidor: en Av. San Martín 4453, Agronomía; un fin de semana al mes, de 10 a 19.

Buenos Aires Market: en diferentes puntos de Capital Federal dependiendo de la edición; un fin de semana al mes.

El Galpón: en Av. Federico Lacroze 4171, Chacarita; miércoles y sábados, de 9 a 18.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bárbara Magalhães Bárbara Magalhães. Brasileña, Periodista y voluntaria AIESEC por la Fundación Espacios Verdes