El 17 de junio se celebra el Día Mundial para Combatir la Desertificación y la Sequía. Cada año, el mundo pierde 24.000 millones de toneladas de suelo fértil. Tres millones de personas están afectadas y hasta 143 millones podrían verse forzadas a irse de sus tierras antes del 2050. Incluso, si gracias al avance de la tecnología llegáramos a sustituir los combustibles fósiles, esto no alcanzaría para frenar el avance del calentamiento global o la desertificación de los suelos.

Allan Savory, biólogo de Zimbabwe que ha dedicado toda su carrera al estudio de este fenómeno, lo denomina como el más grande y perfecto tsunami que nos está afectando. “La desertificación es una manera elegante de decir que el suelo se está volviendo un desierto” y está sucediendo en cerca de dos tercios de los pastizales del mundo. Sin embargo, cree en una metodología que no necesita de los avances tecnológicos y lo está demostrando.

deserti

El cambio en una misma propiedad tras la inclusión de ganado gestionado utilizando el manejo holístico.

Esta metodología, el Manejo Holístico, se basa en comprender la naturaleza y su complejidad y elimina dos métodos que se utilizan en la actualidad: la reducción de animales y la quema de pastizales.

Los pastizales, en la emergencia ambiental, adquieren una importancia fundamental, siendo el principal sumidero de carbono en el mundo. Y los herbívoros cumplen un rol vital de todos los ciclos y el flujo de energía dentro de estos sumideros. Cuando se encuentran en presencia de predadores, los herbívoros tienen a agruparse y a mantenerse en movimiento como estrategia de supervivencia. En el manejo del pastoreo, el manejo holístico, tiende a imitar a la naturaleza, evitando que los animales permanezcan largo tiempo en un mismo lugar. El sobrepastoreo tiene que ver más con el tiempo que con el número de animales.

Algo tan sencillo da solución a un problema muy complejo, permitiendo la regeneración de los suelos en vez de perderlos, volviéndolos biológicamente más activos con mínimo nivel de insumos, aumentando la carga animal y la rentabilidad, y al mismo tiempo, secuestrando carbono.

Siguiendo este manejo en sólo la mitad de los pastizales del mundo, podríamos sacar suficiente carbono de la atmósfera, almacenarlo por miles de años, volviendo a niveles que llegarían a considerarse como preindustriales. Todo esto, mientras la población puede alimentarse, sin utilizarse tecnología y sólo siguiendo los pasos de la naturaleza.

Referencias:
Allan Savory: How to green the world deserts and reverse climate change? TED Conferences.

 

cristinaCristina Quezada, Fundadora de Empresa Ambiental. Voluntaria FEV