Es imposible hablar de preservación del ambiente sin mencionar a la actividad agropecuaria. La industria de crianza de animales para el consumo humano es la principal responsable de la deforestación en el mundo. Y no sólo la deforestación, sino también de otros impactos ambientales como la extinción de especies, erosión del suelo, escasez y contaminación de aguas, desertificación, contaminación orgánica, efecto invernadero, etc.

La alta demanda de producción de carne hace que haya nuevos campos de cultivo en lugares donde antes había áreas naturales preservadas. La Amazonia brasileña es un gran ejemplo de esta deforestación: se estima que el 91% de la deforestación en el bosque es por ese motivo. Cada año crece la destrucción de la Amazonia, y la principal causa fue y sigue siendo la remoción de la selva para dar lugar al cultivo de soja, que será utilizada para alimentar el ganado de países desarrollados, o para formar pastos que alimentarán el ganado brasileño.

vegan.jpg

Photo by Anna Pelzer on Unsplash

Para tener una idea, según datos actuales del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), Brasil tiene más de 218 millones de bovinos y 208 millones de personas. Hay más ganado que gente en el país, todo ello para generar consumo de carne animal.

Esto también causa el consumo excesivo de agua potable para la producción de la industria agropecuaria, además de las innumerables formas de vida en el ecosistema del planeta que acaban siendo destruidas.

Dentro de esa perspectiva, la causa vegana va más allá de la protección a los animales, sino que también pasa por la preservación del ambiente y todas sus formas de vida. Todavía hay muchas dudas sobre la alimentación vegana, pues muchas personas piensan que para tener una dieta sana es necesario consumir proteína animal.

La experiencia con el veganismo
En medio de muchos intentos de hacer una dieta para mantenerse sana y con el cuerpo ‘‘dentro de los patrones’’, la brasileña (de Fortaleza, en Ceará) Karol Teodoro pasó por fases difíciles. La hora de comer no era más un momento de placer, pues sus comidas estaban restringidas a los mismos alimentos todos los días (la mayoría de las veces pollo con batata).

“No sentía más placer con la comida, así que empecé a interesarme por el vegetarianismo por el paladar. Fui descubriendo una infinidad de sabores y posibilidades, en poco tiempo me convertí en vegana. Eso ya hace dos años”.
Fue primero la curiosidad por la comida que llevó a Karol a conocer cómo eran los procesos de producción de los alimentos de origen animal. Después de mucha investigación y por cuestión de ética, por entender cómo funciona esa industria, cómo agrede el medio ambiente, cómo hace mal para la salud y, principalmente, cómo es cruel con los animales, decidió entonces optar por el veganismo.

¿Una persona vegana puede ser sana?

En su relato personal, Karol asegura que su salud desde entonces ha mejorado, tanto física como mental. Duerme mejor, es una persona más dispuesta y más tranquila. Con una alimentación sin suplementación, sus exámenes nunca tuvieron tan buenos valores. La única cosa que complementa es vitamina B12.

Sin embargo, es importante resaltar que una persona vegana también puede se alimentan mal (frituras, alimentos industrializados, etc). El veganismo no es una dieta, sí un estilo de vida.

Hoy con 27 años, Karol está en una nueva fase de la vida. Abandonó su trabajo de administradora para invertir en una nueva carrera: Chef de Cocina Vegana. La pasión por los alimentos la llevó a descubrir un nuevo talento. Ahora está organizando eventos, cursos y consultorías con su culinaria.

“Cocinera creo que soy desde siempre. A veces vuelvo mis fotos de niña y estoy en la cocina o en el comedor, espiando, probando, tratando de hacer. Siempre fui curiosa e intensa. Tuve problemas alimentarios, compulsión, yo ya odié mi cuerpo y ya odié comer. El veganismo cambió mi relación con la comida “, comparte.

La alternativa de la cocina vegana se ha mostrado una buena opción no sólo para las personas adeptas a la causa, sino también para la sociedad en general, que desea probar nuevos sabores en la alimentación y disminuir el consumo de produtos de origen animal, ayudando así a preservar más el ambiente.

Bárbara Magalhães

 

 

Bárbara Magalhães. Brasileña, Periodista y voluntaria AIESEC por la Fundación Espacios Verdes