Hoy se celebra el Día Internacional de las Montañas bajo el lema “Las montañas son importantes para los jóvenes”. Un día para involucrarse y conocer el rol que cumplen en nuestro planeta.

 

Cada 11 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Montañas, una fecha proclamada por la Organización de Naciones Unidas y organizada por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) como organismo coordinador para la preparación y festejo de esta conmemoración. La finalidad es concientizar sobre su conservación ante la vulnerabilidad de sus ecosistemas por la crisis climática y teniendo en cuenta el rol fundamental que cumplen en el suministro de recursos como el agua, biodiversidad, energía y refugio para las comunidades que las habitan.

El lema de este 2019 es “Las montañas son importantes para los jóvenes” (#mountainsmatter) y su objetivo es llamar a los jóvenes a que exijan que las montañas y los pueblos que albergan tomen relevancia en materia local e internacional.

alpes del mont blanc - nat geo
El Mont Blanc es el pico más alto de los Alpes. Tiene 4.807 metros y está ubicado entre Francia e Italia. Fotografía de George Mobley / Nat Geo

Gabriela Romero, Lic. en Aprovechamiento de Recursos Naturales Renovables, cuenta que “desde la Biología de la Conservación, los servicios ecosistémicos que brindan las montañas han sido estudiados y probados sus efectos: generar agua, depurar aire, proveer hábitat para animales y plantas, regular los climas locales, proveer paisajes visualmente bellos y contribuir a las condiciones del clima global” y explica que “son aspectos valorados por la sociedad actual y comprendidos como claves para la buena calidad ambiental del planeta.”

Según la FAO, las montañas cubren alrededor del 22% de la superficie terrestre del planeta y albergan al 13% de la población mundial. Actualmente están en peligro debido al cambio climático, la degradación de los suelos y la sobreexplotación de los recursos.

La conservación: un desafío permanente

En materia de conservación, preservar las montañas resulta clave, lo cual se contempla en el Objetivo 15 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para reducir la pérdida de hábitats naturales y biodiversidad que forman parte de nuestro planeta.

Según Romero, “en Argentina más de la mitad de las áreas protegidas de jurisdicción nacional se han creado en zonas de montaña o serranas. La mayoría albergan pobladores en su interior o alrededores y han sido incorporados a la gestión y manejo de estos sitios”.

Aconcagua -img campo base
El Aconcagua es la montaña más alta de la Argentina. Con 6960 metros, se ubica en Mendoza e integra la Cordillera de los Andes. Imagen: Campo Base

A pesar de los esfuerzos por conservarlas, Romero considera que es necesario establecer políticas públicas eficientes que garanticen el desarrollo de investigaciones científicas, se regule su urbanización, se restrinja y condicione la actividad minera y se planifique una educación ambiental ciudadana para valorar su biodiversidad. Una gran tarea que tienen los ciudadanos por delante para preservar nuestro patrimonio común.

Por Tatiana R. Berman│Periodista ambiental y voluntaria de la Fundación Espacios Verdes.