Estamos en pleno diciembre despidiendo el 2019 y se acercan las Fiestas: uno de los momentos del año en el que más consumimos (y derrochamos). Algunos consejos para que la decoración navideña, los regalos y las cenas sean con consumo responsable.

Diciembre es un mes cargado de cenas de fin de año, Nochebuena, Navidad, 31 de diciembre y el 1 de enero. Más allá de los excesos que podamos tener, el consumo responsable va de la mano con el cuidado del medioambiente.

Decoración natural

No hay mejor residuo que el que no se genera. En vez de invertir en nuevos adornos de plástico, podemos usar lo que ya tenemos o inspirarnos en lo que nos provee la naturaleza. Las redes sociales nos dan información infinita para hacer roscas navideñas a partir de ramas y musgo, decorar árboles naturales, pintar piñas para nuestra mesa de Navidad y hasta hacer adornos simples de origami.

Estrella de origami
Estrella de origami para decorar el arbolito.

Regalos con propósito

En un momento del año en el que todo el mundo sale desesperado a buscar regalos para el arbolito, pero es bueno tener en cuenta:

¿Qué necesita el otro?. Es mejor regalar algo necesario que dar un objeto por compromiso.

Elegir experiencias antes que objetos. Siempre es bienvenida una sesión de masajes, una excursión, un curso online…hay opciones por todos lados y no hace falta que sea un clásico objeto.

Invertir en artesanos y emprendimientos con impacto positivo. Los objetos artesanales o de diseño sustentable son mucho más originales e interesantes.

Decile NO al desperdicio de alimentos

Con las cenas y almuerzos que se vienen, el desperdicio de alimentos es un asunto serio en el que tenemos una gran responsabilidad. Cuidar de los alimentos es también cuidar de los recursos que se necesitaron para producirlos.

Festejos sin despercidios
Según FAO, un tercio de los alimentos producidos en el mundo se pierde o desperdicia. Como consumidores tenemos una gran responsabilidad para aprovechar al máximo los alimentos.

Según datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) a nivel global, entre un cuarto y un tercio de los alimentos producidos anualmente para consumo humano se pierde o desperdicia.

Algunos consejos para evitar el desperdicio de alimentos en esta caravana de cenas:

1) Tener presente la cantidad de comensales y calcular las porciones en base a ese número.

2) Preguntar qué va a aportar cada invitado para evitar hacer más comida de lo necesario.

3) Comprar o cocinar solo lo necesario. Es tentador calcular de más, pero generalmente hay una picada previa a la cena y postre o mesa dulce.