El 9 de septiembre de 2020 salió publicado el informe “Unidos en la ciencia 2020” compilado por la Organización Metereológica Mundial junto a prestigiosas organizaciones globales, como Global Carbon Project (GCP), Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la UNESCO (UNESCO-COI), Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Oficina Meteorológica.

Puntos clave del informe Unidos en la Ciencia 2020

¿A qué se apunta con el informe? básicamente a proporcionar a los responsables políticos información esencial y reciente sobre el estado de nuestro planeta, con proyecciones climáticas a largo plazo que permitan tomar mejores decisiones.

El informe es detallado y cada capítulo corresponde a una organización en particular.
Los puntos clave son:

  • Durante el 2020 hubo una pequeña reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente de CO2 por las medidas de aislamiento en todo el mundo, pero las concentraciones de gases continuaron en aumento.
  • Se espera que el período entre 2016 y 2020 sea el más cálido registrado.
  • La pérdida sostenida de hielo marino del Ártico, la Antártida y los glaciares está contribuyendo a acelerar el aumento del nivel del mar.
  • El océano sigue calentándose sin parar desde 1970, dando lugar a olas de calor marinas.
  • Los impactos más graves esperados están caracterizados por inundaciones y sequías extremas. Se prevé que el calentamiento global aumente el número de regiones con estrés hídrico y exacerbe la escasez en regiones que ya lo padecen.

¿Qué necesitamos para frenar o revertir esto?


La frase clave es voluntad política y presión ciudadana. Es necesario que los gobiernos mundiales se enfoquen en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de manera sostenida y ambiciosa. ¿Cuál es el camino? principalmente, bajar la dependencia de la economía mundial hacia las fuentes de energías fósiles para acelerar la transición hacia energías renovables, promover modelos sostenibles de producción de alimentos y realizar un cambio gradual en los patrones de consumo en todos los niveles.

Según el informe, tanto la agricultura y ganadería, como los combustibles fósiles (sectores de gas natural y petróleo), seguidos de la minería del carbón, han sido igualmente responsables del crecimiento de las emisiones.

A pesar de todo, aún existe la posibilidad de limitar el aumento de la temperatura global de 1,5°C propuestos en el Acuerdo de París y así mitigar y adaptarnos mejor a las consecuencias del cambio climático, pero a medida que se pospone la acción, las chances de alcanzarlo disminuyen.

Por: Tatiana Ruiz Berman. Comunicadora social y periodista ambiental. Voluntaria de la Fundación Espacios Verdes y The Climate Reality Project